DDT, la amenaza fantasma

Es bien sabido que la mayor parte de la composición de la materia viva está compuesta por carbono (C). La molécula de carbono más sencilla resulta ser el CH4 (gas metano), no obstante, a medida que avanza la ciencia química se sintetizan nuevos compuestos a partir de otros. Aquí es donde entran a escena los derivados halocarbonados. Los productos de limpieza y los fertilizantes son un claro ejemplo de avance tecnológico y de la bóveda político-económica que rodea la investigación.

ddt retrato

Retrato del sospechoso

Empezaron con el cloroformo (potente “valeriana”) o el tetracloruro de carbono usado como limpiador, hasta llegar al DDT, el prota de hoy.

Paul Hermann Müller recibió el premio Nobel en 1948 por el descubrimiento del DDT en su uso como veneno para diversos insectos transmisores de enfermedades. Polémico acto debido al que fue un premio de medicina otorgado a alguien que no era médico, sino químico.

Los inicios del DDT fueron la búsqueda de nuevos plaguicidas que solventaran de una manera eficaz los problemas de las malas cosechas debidas a plagas. Y así fue, provocó una mejora de las cosechas en diferentes puntos del planeta donde se empezó a distribuir.

Poco después, Paul Müller dio una vuelta de tuerca al asunto y promovió el uso del DDT para prevenir enfermedades provocadas por diferentes insectos como la Malaria o el tifus. Tal fue el boom, que en la Segunda Guerra Mundial se repartió entre los soldados como piojicida untando toda la cabeza con DDT en polvo, donde produjo muchas intoxicaciones agudas e incluso suicidios entre la tropa. No obstante, el DDT mostró “gran eficacia”.

Rachel Carson criticó duramente en los años 60 con su libro, Primavera Silenciosa, al DDT. Tal fue el impacto político-ambiental que en 1973 se prohibió su uso en EEUU por el director de la EPA alegando que “la decisión tomada no tiene nada que ver con la ciencia, es una decisión política”. En el aspecto internacional, es comentado en algunas convenciones, pero no es hasta la Convención de Estocolmo en 2001 donde propone eliminarlo junto con otros COPs (Contaminantes orgánicos persistentes).

El gobierno del PP y del PSOE con Jaume Matas y Cristina Narbona no fueron capaces de introducir una prohibición total del DDT hasta el 2008 con el cierre de la fábrica Montecinca ubicada en Huesca con el principal productor de DDT como producto secundario de la síntesis de su top ventas, el Dicofol.

matas-joanllado2--644x362

J.M. pensando sobre el DDT

Se llegó a registrar una concentración de DDT de hasta x1000 veces superior a lo permitido en el río Cinca, río donde se producía el vertido del DDT por Montecinca.

Se registraron altas dosis de DDT en todo tipo de animales (incluidos humanos) sobre todo en el hígado de los peces y en aves. Por lo que el gobierno de Aragón, en aquellos años, tuvo que emitir una “Guía de Salud para el Consumo de los Peces procedentes de Ríos Afectados por Contaminantes en Aragón”.

El DDT es una sustancia poco soluble en agua, pero muy soluble en grasas, aceites y algunos disolventes orgánicos. Por lo que es fácilmente acumulable en grases de animales.

Según GreenPeace, en el río Cinca con frecuencia se sobrepasaron los límites en la emisión de cloroformo y tetracloruro de carbono, el pH presentaba valores extremos, la DQO variaban notablemente con valores muy superiores a los 1.000 mg/L y los cloruros se encontraban por encima de lo permitido detectándose incumplimientos en la concentración de DDT al menos en 10 ocasiones.

rio cinca

El río Cinca del noreste de España que nace en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo Aragonés

Al desconocerse el mecanismo de acumulación química del DDT en ciertos medios, no quedan evidencias científicas de la bioacumulación; mas es lógico pensar que algo pasa.

Actualmente a Rachel Carson queda inundada por la lluvia de críticas a Primavera Silenciosa por afirmaciones falsas, construir frases de tal manera que sugería “cosas” sin decir verdad… coronándola como la <Madre> de todos los fraudes ecologistas que le siguieron.

La Organización Mundial de la Salud declaró que el DDT había “matado a más insectos y salvó a más personas que cualquier otra sustancia.” La prohibición del DDT causó tanto daño a la comunidad científica que se llegó a decir frases como esta: “Si se diese una prohibición mundial del DDT, entonces Rachel Carson y su libro “Primavera Silenciosa” estarían ahora matando cada año a más gente que la que mató Hitler en todo su Holocausto”. En contraposición se seguía manteniendo que se trataba de un biocida ya que había resultado perjudicial e, incluso, mortal para diversidad de fauna.

Quedan en entredicho las críticas a Carson y, por el contrario, a la comunidad científica; y expuestas a polémicas.

Paris.