Recortes de Historia (I)

El Movimiento obrero español entre 1919-1923


Entre 1919 y 1923 los movimientos obreros llegarán a su apogeo, sobre todo en Barcelona. Los enfrentamientos entre patronos y obreros catalanes llevaron a constantes desórdenes callejeros, atentados terroristas, al pistolerismo*, huelgas obreras y cierre de empresas por parte de los patronos. Destacó por su virulencia la protagonizada en 1919 por los obreros de “La Canadiense”, la empresa eléctrica de Barcelona que inició un paro general de la industria en Cataluña y forzó al gobierno a aprobar la ley de la jronada laboral máxima de ocho horas. La huelga de La Canadiense de 1919 empezó sienod un gran éxito del os trabajadores pero acabó con una enorme represión del as fuerzas del orden público y la persecución de los líderes obreros. Desde entonces y hasta 1923 crecieron los desórdenes y el gobierno, a través del gobernador civil en Barcelona, general Martínez Anido, aplico la ley de fugas*.

Leyes y actuaciones del gobierno

1900: Dato aprueba las primeras leyes laborales sobre el trabajo de los niños y las compensaciones a los trabajadores accidentados.

1902: Se reconoce de hecho el derecho de huelga.

1903: Maura establece el descanso dominical obligatorio. Se crea el “Instituto de Reformas Sociales”.

1908: Nace el Instituto Nacional de Previsión.

1909: Se regula por ley el derecho de huelga. Semana Trágica de Barcelona.

1911: El gobierno crea los inspectores de trabajo.

1919: Ley de la jornada laboral de ocho horas.

1920: Se crea el Ministerio de Trabajo y Previsión Social. Represión de Martínez Anido en Barcelona.

Movimientos obreros

1902: Huelga General en Barcelona.

1909: Semana Trágica de Barcelona.

1911: Nace la CNT.

1912: Huelga ferroviaria: militarización de los ferrocarriles.

1916: Ley de la jornada laboral de ocho horas.

1917: Huelga General en agosto. revoluciones rusas de frebrero (burguesa) y octubre (proletaria, soviética o bolchevique).

1918: Manifestaciones de mujeres en toda España contra la subida de precios de productos básicos.

1919: Huelga de la Canadiense. Pistolerismo.

1921: El PCE nace como una escisión del PSOE.

1923: Asesinatos de patronos y de líderes obreros como Salvador Seguí (sector moderado de CNT).

La jornada de ocho horas (1919)


«Firmado por todo los ministros, publica La Gaceta un Real Decreto, cuya parte dispositiva dice así:

Obrero catalán sosteniendo la bandera "Volem 8" (Queremos 8)

Art. 1º La jornada máxima legal será de ocho horas al día o cuarenta y ocho semanales en todos los trabajos a partir del día primero de octubre de 1919.

Art. 2º Los Comités paritarios profesionales se constituirán antes del día primero de junio y propondrán al Instituto de Reformas Sociales, antes del primero de octubre, las industrias o especialidades que deben ser exceptuados por imposibilidad de aplicar dicha jornada…»

ABC, 5 de abrir de 1919

 

El campo andaluz en 1919, según la Sociedad de Agricultores de Córdoba


«Los que suscriben, en representación de la Sociedad de agricultores… exponen lo siguiente:

1°. Que el origen de los actuales conflictos es motivado por la carestía de las subsistencias, de una parte, y de otra la intransigencia de la clase patronal, opuesta siempre .a conceder aumentos en los salarios…
2°. Condiciones en que se presta el trabajo. En este pueblo y provincia, el trabajo en la agricultura se presta de dos maneras: trabajando en el ruedo, y por temporadas… El jornal en metálico es el mismo (no mayor de 40 céntimos), y además en especies (aceite, vinagre, ajos y sal). En lo que afecta a alojamientos (dormitorios), son pésimos, y ninguno, por lo regular, reúne condiciones de salubridad…
3°. Proponemos al Instituto de Reformas Sociales… las siguientes medidas:

Beneficiosas para la clase trabajadora: jornada máxima legal de ocho horas para los obreros adultos, salario mínimo legal, salario igual del varón y la mujer. Prohibición a las mujeres de las labores que sean nocivas a su salud. Descanso de un día por semana. Prohibición del trabajo a destajo y de los contratos de aparcería. Leyes que garanticen las condiciones higiénicas de las habitaciones y albergues. Seguro obligatorio de accidentes, enfermedades, invalidez, vejez y paro forzoso de los obreros agrícolas.

Conducentes a la mejora de la agricultura:

1°. Legislación de carácter social respecto a los terrenos que constituyen latifundios en Andalucía.
2°. Derecho a indemnización para el trabajador por las mejoras que aumenten el valor de la tierra.
3°. Que en los arrendamientos de terreno para el cultivo agrícola pasen aquellos a ser propiedad del arrendatario, transcurridos veinte años del arriendo no interrumpido.
4°. Declaración de inembargables de los útiles del trabajo agrícola. Prohibición de efectuar embargos en las épocas de sementera y recolección.
5°. Construcción de canales y pantanos.
6°. Institución por el Estado de Cajas rurales de crédito.

Estas y otras medidas, encaminadas a intensificar la producción agrícola, son las que, a nuestro juicio, pueden resolver el problema agrario en Andalucía…»

Montilla. 19 de febrero de 1919.

Huelga de “La Canadiense”


«Este gran conflicto declarado a la poderosa empresa del alumbrado público no tiene par en la historia de las luchas modernas del proletariado.
La bella ciudad del Mediterráneo careció de luz durante algunas semanas, faltó el agua y aquella formidable huelga acabó por arrastrar a todos los servicios públicos…
Pretendiendo el Estado intervenís en el conflicto y no tolerándolo los trabajadores, el poder público recurrió a una estratagema: se apropió de las fábricas. Entonces, el Estado patrón vino a nosotros y accedió a nuestras demandas. Se produjeron numerosos actos de verdadero heroísmo.
Los presos sociales, muchos centenares, arrestados antes y durante la gran lucha, fueron también libertados, todos…menos cinco, entre ellos el que suscribe estas lineas.
Resuelto con una victoria sin precedentes para la clase obrera aquel conflicto, normalizada ya la vida de la población y vuelto las empresas a recuperar sus fábricas, a los cinco días las organizaciones obreras de la región que se habían juramentado para alcanzar la libertad de los-cinco presos —los cinco sometidos a proceso— declaran pacíficamente el paro general de toda la producción en las cuatro provincias catalanas. El Gobierno, que preveía lo que ocurrió, declaró nuevamente el estado de guerTa y encarceló a más de 6.000 trabajadores en la región. Las cárceles y los buques del puerto habilitados para ergástulas fueron insuficientes para albergar a tantos detenidos, por lo cual se utilizaron como prisiones las plazas de toros.
La organización, victoriosa hasta unos días antes, se vio desmoralizada con la nueva represión, sometida nuevamente a la clandestinidad…se reproduce la acción terrorista que ya se dibujara el año anterior. El terrorismo llega para suplantar la acción colectiva reposada y serena, realizada anteriormente.»

BUENACASA, M.: El movimiento obrero español (1886-1926),1927.
Madrid, ed. Júcar, 1977.