Yo también me subo al carro de la Atención a la Diversidad

 

La “Atención a la Diversidad” es el nuevo término acuñado por las últimas leyes españolas de educación para conseguir la inclusividad en las aulas. Literalmente, significa incluir a todo el alumnado en la educación teniendo en cuenta la diversidad que existe. La atención a la diversidad se basa en una educación inclusiva y, por lo tanto, no segregadora.

 


 

Elaboración

Según la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, la actual LOMCE, todos los centros deberán incluir un Plan de Atención a la Diversidad (PAD) que esté incluido en el Proyecto Educativo del Centro (PEC) y/o aparte. Habitualmente el PAD es desarrollado principalmente por el Departamento de Orientación con la colaboración del Equipo Directivo y el Equipo Docente, no obstante, resultaría interesante la participación de alumnos/as, familias y toda la población educativa. Sin olvidar que resulta estrictamente necesario que se elabore teniendo en cuenta el marco legal educativo español que, por el momento, parece que va por buen camino.

 

La realidad

Actualmente, parte de los centros madrileños intentan ser lo más inclusivo posibles estancándose en acciones que, a veces, resultan insuficientes o injustas.

Muchas veces el centro no se siente capaz de acoger a todo el alumnado, sobre todo los casos que desde el sistema denominan “discapacidad permanente”. En estas situaciones, los centros aconsejan (o intentan convencer) a las familias a que deriven a estos estudiantes a centros de educación especial.

Seguramente estos centros realmente no tengan los medios para acoger a este alumnado, tal y como ellos alegan, mas no es motivo para negarle su escolarización en el centro y no tratar de solicitar los medios necesarios. Sin embargo, ésta no es la condición sine qua non para atender al estudiante; las ganas por parte de la dirección, la preparación del profesorado o la correcta organización y completa elaboración de un plan de Atención a la Diversidad son pilares clave para poder recibir a todo el alumnado.

 

Un discurso tremendo que merece la pena pararse a escuchar.

Medidas

Hoy en día existen muchas ideas para seguir caminando hacia la educación inclusiva que, en un principio, parecía muy lejana y casi utópica.

Una medida imprescindible es el reajuste del mobiliario en los centros. La construcción de rampas data de años atrás, con sus más y sus menos en cuestión a la ingeniería por parte de los arquitectos. Asimismo, no solo la participación de los arquitectos influye en el tema de las medidas que han de tomarse, sino también la distribución de espacios. Reservar una o varias mesas para los usuarios de silla de ruedas con accesibilidad, por ejemplo, es una medida bien sencilla de ejecutar.

Pero estas medidas deben tener la finalidad de construir entornos en los que todo el alumnado pueda proceder a su manera; sin la necesidad de tener que imitar a nadie para luego recibir el premio de haber sido incluido.

Para llevar a cabo una educación inclusiva, debemos atenernos a los siguientes cambios:

  1. La proporción entre estudiantes y profesores debe ser sensiblemente reducida, y ello significa inevitablemente gastar más dinero en educación.
  2. Se debe contratar profesionales especializados. Esto implica, de nuevo, una mayor inversión.
  3. Se debe desarrollar toda una serie de recursos y es necesario hacerlos fácilmente accesibles a los docentes. Lo que provoca mayor inversión en educación.
  4. El currículo debe ser dividido en dos partes:
    • Un núcleo realista de competencias que van más allá de la mera información.
    • Un cuerpo de información complementaria, que será empleado cuando haya tiempo, espacio e interés. Es inútil e incluso nocivo para los alumnos fijar unos estándares que no pueden ser cumplidos por un número de alumnos cada vez mayor.

 

Docentes inclusivos

Un factor importante es la implicación por parte del profesorado y demás equipo del centro por participar en la educación inclusiva. Existe un grupo de docentes que nunca se ha replanteado la equidad para el alumnado diverso.

Es imperdonable que los profesores se queden atrás en la inclusión educativa. En muchas profesiones ya ha comenzado la revolución inclusiva; el activismo sobre la diversidad se encuentra en el cine, en la música, en la política o en las empresas, ¿acaso algún docente puede permitirse ignorarlo?

Los docentes han empatizar con la diversidad y atraer a todos los alumnos haciéndolos partícipes de su propio aprendizaje mediante la emoción por aprender; seducirles. Esto se tiene que llevar a cabo mediante la colaboración con los departamentos de orientación de los centros y, si fuera posible, con el asesoramiento de expertos.

Un centro inclusivo debe tratar con especial atención a las personas con “pluridiscapacidades” o no-normocapacitistas en distintos aspectos ya que son un colectivo mucho más vulnerable en el entorno de un centro.

 

Un ejemplo a seguir

 

Es altamente recomendable esa conferencia, sobretodo desde el minuto 10:40.

 

Género y orientación sexual

El alumnado ha vivido lo que se vive en el mundo actual: una discriminación por el género y la orientación sexual menos normativos. Eso ha de cambiar, un centro inclusivo ha de ser un espacio seguro para la diversidad sexual y de género. Si planteamos un centro confortable para el alumnado diverso, los rendimientos (que tanto importa a la academia) mejorarán notablemente. Pero lo más importante es que crecerán y se desarrollarán libremente, felices.

De modo contrario, resultará que desarrollarán una autoestima realmente baja, que les impedirá relacionarse con los demás de manera sana. El corto que muestro a continuación se hizo viral en las redes. El cortometraje relata este concepto desde una perspectiva un poco más mainstring.

 

La revolución inclusiva en el Séptimo Arte.

La única manera de combatir el bullying en la escuela es la cooperación entre todas las personas implicadas: profesorado, padres y madres, alumnado, personal no docente…

El cambio no se produce en la educación escolar, se produce en la sociedad que implica a individuos y grupos ejerciendo su influencia. Por mimetismo y educación reproducimos lo que la sociedad tiende a que reproduzcamos, a no ser que se tenga una gran conciencia crítica y un gran deseo de cambiar. Estamos en una sociedad sexista en la que se valora diferente al hombre y a la mujer.

Llegar a consensos entre los/as docentes sobre la formas de intervenir ante las situaciones indeseadas. Si los/as estudiantes no detectan inconsistencias en la forma de abordar el acoso por parte del profesorado, esto favorecerá su desaparición y la percepción negativa de éste.

Todas las personas tenemos derecho a elegir nuestra orientación a la hora de relacionarnos sexualmente. La manera que elegimos no es algo rígido ni permanente a lo largo de nuestra vida, sino algo dinámico y cambiante que se transforma igual que nos transformamos como personas.
La intolerancia tiene su fundamento en todo aquello que se considere diferente, y con este argumento se justifica la discriminación, que a veces toma forma de rechazo, maltrato y humillación.

 

El lenguaje

Debo aclarar que en este apartado usaré el término de discapacidad como término de empoderamiento y con un sentido político.

Gran parte de la sociedad es propensa a escupir frases capacitistas sin ningún tipo de filtro que, francamente, son despectivas personas discapacitadas. Por esta razón considero que los docentes deberán prestar especial atención a soltar “¡estás loca!”, “¿acaso estás sordo?” …

Además, el cuidar el lenguaje de los alumnos entre ellos es esencial. No podemos permitir que la curiosidad de un alumno normocapacitivo hacia otro que no lo es suponga un problema de autoestima.

 

“Las personas sin discapacidad creen que nuestra experiencia representa algún tipo de misterio de deben descubrir” – Erin Tantun.

 

La comunidad educativa debe comprender que la comprensividad es un pilar clave en la educación. El profesorado ha de asumirla como un maravilloso reto en su docencia.

 

“Lo que hace falta es simple: hacer más fácil lo que ya es difícil”. – Constanza orbaiz

 

París.

 

Aquí puedes encontrar más:

http://www.hezkuntza.ejgv.euskadi.eus/contenidos/informacion/dig_publicaciones_innovacion/es_diversid/adjuntos/17_aniztasuna_120/120002c_Pub_EJ_Diversidad_eso_c.pdf

ODINA, M. T. A., VELÁZQUEZ, B. B., FRÍAS, R. J., JAURENA, I. G., & BENITO, P. M. (2010). Diversidad e igualdad en educación. Editorial UNED.