Para ilustrar el post anterior, vamos a soltar aquí dos ejemplos de nuestra sensata gestión económica, en los que se identifica claramente el dedazo administrativo y el sobredimensionamiento consecuencia del complejo de Hidalgo. El dinero público gestionado por nuestros compatriotas dio como resultado un territorio nacional plagado de enormes y costosas mierdas disfuncionales. Y eso que no vamos a nombrar a Calatrava, ya que él solo merecería un post destacando sus grandes éxitos internacionales.

calatravaSantiago Calatrava, inaugurando la estación WTC de NY, orgulloso de haber conseguido doblar el presupuesto inicial de la obra y de su marca personal, las goteras. Al final había que nombrarle.


Es difícil buscar a una causa común entre todas las Administraciones que diera lugar a este desmadre. Unas dirán que va en el cromosoma ibérico, otras que compartimos la misma falta de criterio, otras que compartimos también la misma falta de control, otras que ha sido casualidad, otras que tampoco vamos tan mal para la que nos ha caído, a otras les gustará el aeropuerto del abuelo…

La planificación es una de las asignaturas pendientes en nuestras administraciones. Con planificación nos referimos a un estudio previo y trillado sobre la capacidad de acogida del territorio, junto con los medios económicos disponibles, sobre el uso y sobre la necesidad del proyecto. Con la planificación se pretende congeniar a los grupos de interés (colectivos o individuos afectados por la obra, como a los interesados por hacerla), con la optimización de los recursos disponibles, tano económicos como ambientales. En la planificación civilizada se tiene en cuenta la vulnerabilidad del territorio y la necesidad real de construcción.

Confluyen multitud de variables e intereses, por lo que el análisis a la hora de destinar una zona a un uso o a otro debería depender de un estudio multicriterio y de una selección real de alternativas, técnica, ambiental y socialmente viables. Lo normal es que esta fase previa a todo plan, programa o proyecto es que nada de lo anteriormente mencionado se tenga en cuenta, y finalmente, con opacidad y alevosía, la decisión final dependa del emperramiento del promotor y de la complacencia de la Administración, que a veces también es promotora.

Esto, que parece fácil de entender y que resulta lógico a la hora de realizar una inversión, es probablemente la causa de que muchos proyectos en España nunca vayan a ser amortizados, se vean infrautilizados y además hipotequen a la ciudadanía. Los costes de oportunidad de dichas inversiones parecen también despreciados en la toma de decisiones, resultando en la realidad administrativa de la que disfrutamos hoy en día. Al no existir tampoco una previsión al menos a medio plazo -no ya digamos planes a largo plazo-, que tenga en cuenta los escenarios que podrían sucederse, nos encontramos ante un conjunto de políticas, planes, programas y proyectos con poco sentido y función, que además van dando bandazos a ciegas a lo largo de los años.

Nuestra teoría es que en esas reuniones donde se debatían los presupuestos corría la cocaína, mientras un mono lanzaba dardos a una diana para elegir el proyecto más faraónico y disfuncional con el que martirizar y endeudar tanto a municipios, como comunidades, como al mismo Estado, a la vez que veían satisfechas su necesidad de pasar a la historia como ilustrísimos. En esto no hay dos Españas, en esto hay una sola, que en la alquimia del crecimiento convirtió euros en cemento y se quedó tan ancha como Castilla la Mancha. Es bonito inaugurar un hospital, ¿pero cómo no va a ser más bonito inaugurarte tu propio aeropuerto? ¿O por qué el AVE no puede pasar por mi pueblo si pasa por el de mi vecino? Yo quiero mi propio Centro de Congresos. ¿Que no se va a usar y está sobredimensionado? Pues ¿y qué? El ladrillo nunca va a desentonar y pega con todo.


En este sentido, aquí tenéis recogido parte del bestiario nacional de megaproyectos que más divertidos nos han parecido. Espero que lo disfrutéis y que vuestras hijas paguen de buena gana la deuda que van a heredar. Nos ha hecho gracia también incluir a los culpables, más que nada para que su nombre no caiga en el olvido, que lo que han hecho nos lo han dejao aquí pa los restos.

CIDADE DA CULTURA (Galiza, Santiago de Compostela)

“De la grandilocuencia de Manuel Fraga, que vio en ella su legado en forma de gran obra cultural, a la losa que fueron arrastrando desde entonces los sucesivos Gobiernos de Galicia”

cidadeEste mojón en mitad del Monte Gaiás es lo que se está comiendo los fondos de la Consellería da Cultura. También se respetó la arquitectura tradicional porque somos muy modernos y tenemos mucho dinero.

Iniciado en 1999, antes del fin del mundo en el año 2000,  después de 12 años del inicio de la ejecución de este proyecto, se han finalizado sólo 4 de los 6 edificios propuestos.

Las obras de los 4 edificios erigidos hasta ahora  han costado alrededor de 300 millones de euros y se estima que los 2 restantes – el Teatro de la Ópera y el Centro de Arte Internacional – están valorados en 170 millones, a lo que hay que sumarle el coste de mantenimiento de las infraestructuras en desuso (unos 4,5 millones al año), ya que las obras estaban detenidas hasta 2014. A fecha de 2013, La Xunta reconoce haber invertido 287 millones de euros en el proyecto, el triple de lo presupuestado (ole ahí), que fue iniciado en la época de Fraga. Aquí no termina la cosa, ya que hay que sumarle el coste de indemnización a las constructoras por la paralización de las obras de los dos edificios no construidos, que ronda los 20 millones de euros. Solidaridad obrera, vaya.

El único arquitecto del jurado que votó en contra del proyecto, Wilfred Wang, y que reconoció su carácter faraónico, calcula un coste de 600 millones si es que algún día se terminan los dos bloques restantes. Podemos consolarnos pensando que el Aeropuerto de Ciudad Real fue más barato. Como es de suponer, nadie le hizo ni puto caso. Era Cristo predicando en el desierto.


Cidade da Cultura es un buen ejemplo de la infraestructura entendida como obra en sí misma, el arte total de hoy en día. La ocupación total del proyecto equivale al casco histórico de la ciudad de Santiago de Compostela. Además, el proyecto absorbe anualmente el 16 % del gasto en la Consellería da Cultura, que podrían haberse destinado a financiar a grupos de base y plataformas reales de creación y fomento de la cultura, que desde luego no se producen en este centro. Basta con ir a su página para comprobar los eventos programados en las instalaciones para cerciorarse que cualquier CSOA tiene más programación cultural y acción social con mucho menos presupuesto y menos reuniones.

La lección a aprender es la relación entre la megalomanía y el poder, a la que en su momento pocas personas se atrevieron a levantar la voz en contra, siendo por supuesto marginadas y condenadas al ostracismo. Todos se sumaron a la fiesta y a nadie se le ocurrió pensar con qué presupuesto se llenarían los edificios ni con qué dinero se iban a mantener. Como no, se sobredimensionaron los ingresos por visitantes, como medio para justificar el gasto. Ingeniería financiera a lo cutre.

El legado del fraguismo nos ha dejado este mausoleo, pozo de fondos públicos, junto con otra de nuestras citas favoritas del ex ministro franquista “la calle es mía”, con ese aire torero que no lo salta un gitano. Su trayectoria la resume La Trinca en este grandioso ejemplo de creación que tampoco necesitó 600 millones. Este demócrata de toda la vida también fue responsable de unas cuantas muertes, además de fundar Alianza Popular. Ya se sabe que el que vale para algo vale para todo.


CARRETERA M-501 La autovía de los pantanos

Este es uno de los proyectos más divertidos que han tenido lugar en la Comunidad de Madrid, diríamos incluso que es aún más gracioso porque se han reído hasta en Europa. Aquí han confluido especulación urbanística, salto olímpico de legislación ambiental y chulería madrileña. Todo ello bajo los gobiernos del Faraón Alberto Ruiz-Gallardón, alias El Progre, y la Condesa Esperanza Aguirre, alias La Lideresa. Juntos han conseguido que la anarquía sea institucional y que si se empecinan las cosas se hacen por güevos. Que vengan aquí desde Europa a mandar solo vale para aplicar recortes, a ellos no les tose ni Dios, que pa eso se ganan las elecciones y se es grande de España. Lo resume muy bien Andreíta Fabra.


Vamos a contar un poco el chiste rápido porque nos queremos meter con lo bueno pronto.

Antes de su conversión a autovía, la M-501 era una carretera convencional, de esas del montón, sin embargo, tras finalizar las obras en Agosto de 2008 -las últimas de duplicación de calzada-, digievolucionó en autovía desde los primeros 48 km hasta el municipio de Navas del Rey. Llega hasta San Martín de Valdeiglesias limitando con Ávila y ahí cambia de nombre.

Sus orígenes se remontan al Gobierno de el Progre, cuando varios alcaldes de los municipios de la zona clamaban por el desdoblamiento, ya que era la única zona de la Comunidad libre de autovía. El por qué se encuentra en que la sierra de Madrid siempre ha sido una zona de fuerte demanda turística dominguera de los madrileños -es la vía que lleva a los pantanos de San Juan, Picadas y los valles del Tiétar y Alberche-. Además, el precio del suelo de aquellas zonas estaba tirao y la especulación inmobiliaria no podría dejarlo ahí, sin ladrillos y sin ná, estando tan cerca de Madrid. Todo esto rodeado de ZEPAs. Si no sabéis lo que son, digamos que para los europeos son áreas importantes porque albergan hábitats y especies de aves que hay que conservar porque somos del primer mundo y no es plan de que los únicos pájaros que tengamos sean gorriones y palomas. Estas ZEPAs (Zonas de Especial Protección Para las Aves) eran la ES0000056-Encinares del río Alberche y río Cofio, la ES0000185-Cerro de Guisando y la ES0000184-Valle del Tiétar.

m501Cutremapa propio a escala 1:200.000, este es el paso conflictivo de la M-501 sobre las ZEPAs. Vamos, en tol medio.

El contrato de concesión tiene una duración de 25 años, desde el año 1999 hasta el año 2024 y entró en explotación en el año 2002. La modalidad es el peaje en sombra, por el que la Comunidad de Madrid paga por los vehículos circulando a las adjudicatorias a cambio de la construcción y mantenimiento. Las que se llevaron el pastel fueron FCC, Globalvía, Bankia y ACS. Se unieron en la sociedad “Ruta de los Pantanos S.A”.

Para el que no lo sepa, las infraestructuras lineales de transporte, ampliaciones y tal, deben someterse a la ley de Impacto ambiental, que exige una DIA (Declaración de Impacto Ambiental) en la que el órgano ambiental de la Administración, determina que no existen impactos significativos y que el proyecto es viable ambientalmente -previo a la obra, obviamente-. Esta obra se ejecutó sin DIA por considerar la Comunidad de Madrid que era vital para la descongestión de la vía, argumentando que sufría continuas retenciones y que era una  de las carreteras más peligrosas de España por su alta siniestralidad. Esto es mentira podrida pero Aguirre las suelta así, sin complejos. A fecha de agosto de 2004 la Dirección de Carreteras de la Comunidad de Madrid, en el año 2002  en la M-501 hubo 49 accidentes ( cuando hubo 93 en la M-506), con 99 víctimas (144 en la M-506), y un total de 6 muertos. Además, este informe, indica que el índice de peligrosidad de la M-501, se encuentra en el rango menos peligroso de toda la Comunidad de Madrid -menos de 50-, y que tan solo se ha detectado un único punto negro, en el P.K. 28,200, con un total de 3 accidentes.

El grupo Ecologistas en Acción denunció las obras ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid poco después de su inicio, solicitando su paralización cautelar hasta que se tomase una decisión. Gallardón se echó para atrás porque estaba concentrado en otros de sus proyectos y este era una liada parda, y fue con el cambio de Gobierno de Aguirre en el que todo volvió a ponerse en marcha.

La paralización cautelar solicitada por los ecologistas fue denegada por el TSJM, por lo que las obras continuaron, y no fue hasta 2008, ya a punto de terminarse, cuando el tribunal declaró que la argumentación de “interés general por la alta siniestralidad de la vía” declarada por el gobierno autonómico era inválida, dado que ninguno de los 13 puntos negros de la Comunidad se encuentra en la M-501. Por tanto, la Comunidad quedaba obligada a realizar la DIA, y, en terminología legal, se retrotraía la situación administrativa hasta el momento anterior a la declaración de interés general. Es decir, las obras eran ilegales y debía procederse a realizar la Evaluación de Impacto Ambiental, procedimiento siempre previo a la construcción.

En este punto, había que reventar la carretera y devolver el entorno a su situación original anterior a las obras. Esperanza Aguirre ahí tuvo que reírse mucho. Mientras tanto, la Comisión Europea se preparaba para multarnos por continuar con las obras. En un apaño al final acordó con Madrid cortarse hasta que se publicara la DIA. Al final la Comisión se rayó y mandó el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, para obligar a la restitución de los terrenos y multarnos de paso por ilegales y chulillos.

Esperanza-aguirre-papaEsperanza Aguirre, anarka como ella sola

El TSJM también las declaró ilegales, pero exigió una fianza de 500.000 eurillos para la paralización cautelar de las obras a Ecologistas en Acción. Mientras, la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid, viendo la que se le venía encima, aceleró las obras para ver si las terminaban y convencían a todos los tribunales de lo bonitas que habían quedado y que no era plan de dinamitarlas una vez hechas. El tramo desdoblado se puso en funcionamiento el 18 de Julio de 2008. Es gracioso que sea el aniversario del golpe de estado militar de 1936. A Esperanza seguro que también le hizo gracia.

En 2011, todos los tribunales implicados declararon la restitución de terrenos por violar la Directiva 92/43/CEE y la ley de Impacto Ambiental. Espe a lo suyo. En 2012 incluso propuso convertirla en autopista de peaje, pa sacarse los eurillos del mantenimiento.

Se me olvidaba, por aquellos años de principios de los dosmiles, Emilio Virgós, profesor de la URJC, se encontró caquitas de lince ibérico por la zona. Parece que varias especies al borde de la extinción y bastante mediáticas han conspirado para residir por esa zona y joder a los madrileños.

Volviendo al presente, la autovía continúa en funcionamiento, los tribunales ya han hecho su trabajo y se han lavado las manos, y las cosas de palacio van despacio. Mientras tanto, Espe está a otros rollos y ahora el marrón se lo comerá Cifuentes.

Por: RAF Tomaten

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *