Eran las cinco de la mañana y yo no he dormido nada…y hay un mosquito que ojalá se decida por comer mi regla en vez de picarme. Mis queridas facultades han perdido sus derechos. Y eso pensaba mientras oía el zumbido, el rayo que no cesa, la película en la que todas fuman de noche y duermen de día ¿Y de qué viven? Viven del descaro, del azar, viven sin saberse en la precariedad ¿Cuándo se destapará la trampa? El fototrampeo, o trampear foteando, consiste en cazar a la fauna incauta e intrépida con trepidantes cámaras escondidas en el monte ¿Es o no es la solución final?

Han vuelto a buscarme ¿Quién me somete? ¿Quién me invade? La rabia me cruza y me deja sus planes. Sonríen los montes, me dejan ciudades. Y baldosas sucias en las que piso con botas más sucias. Y se ríen los ríos y lloran los canales. Sé de un lugar. El patio de Triana. Descanso como descansaba la Chavela, que no se cansó ni se casó. Con una muñeca vestida de azul…Porque con las muñecas no te puedes casar ¡Basta ya de discriminación!

Ni los tiempos, ni los ritmos, que nos marcan nos atacan.

Cómo cruje la carne calcinada. Cómo chisporrotea la grasa. Salta como el aceite en las sartenes oxidadas. Como cuando te saltan si te igualan a las cartas. Cuando el río anda revuelto, ganan los pescadores, y cuando el tonto no tiene ideas, intercambia cartones. Cartones para fabricar casas, que fabricarán vidas, que fabricarán planes, que fabricarán frustraciones. Frustraciones, del latín frustrare f seguidotum de r. Me da escalofríos, todo se queda en frotar o fruncir.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *