“Planeta DeAgostini presenta una magnífica colección de figuras y libros para divertirse jugando y aprendiendo sobre las grandes etapas, lugares y civilizaciones de la historia”.

A lo mejor has pensado que menuda chorrada. Que ya estamos otra vez, armando revuelo por cosas sin importancia. Que qué bulleras las del Observatorio Valenciano de Publicidad no sexista. A lo mejor hasta eres mujer, y te la suda igual. A lo mejor hasta te parece que estamos exagerando y que tenemos la piel muy fina. Pues a lo mejor el problema es que no te has parado a pensarlo demasiado o que no le das la importancia que creo que tiene.

A lo mejor es mi enfado el que habla, pero no sé si me duele más que todas las personas en Playmobil y Planeta DeAgostini con poder de decisión sobre la colección esta de la historia no encontraran ninguna mujer en la historia que les llamase la atencióno que pensasen que vendíao que os la sude. Porque que os la sude implica o, que estamos curadas de espanto y ésta es sólo una prueba más de la vergüenza y humillación a la que nos someten, o que consideráis que tiene un impacto insignificante en vuestras vidas y en las vidas de las que os rodean. En el primer caso culparemos a los telediarios y los videojuegos, por esto de la insensibilización del siglo XXI. En el segundo culparemos a lo que, a mi juicio, son prioridades erróneas, o juicios que parten de una visión escasa del asunto.

Hace poco también nos la sudaba la violencia machista. Hace algo más nos la sudaba la esclavitud. En algún momento a algunos se la sudaron los gitanos, los judíos, o los negros. También nos la sudó la homosexualidad. En fin, parece que el sudar va perdiendo terreno con los años.  

Porque no se si alguien se ha dado cuenta de que no estamos hablando de una colección de muñecajos de plástico.

nos debemos un presente libre de esta hostia conceptual que nos vende Playmobil y Planeta DeAgostini.

playmobil

Porque que os la sude implica o, que estamos curadas de espanto y ésta es sólo una prueba más de la vergüenza y humillación a la que nos someten, o que consideráis que tiene un impacto insignificante en vuestras vidas y en las vidas de las que os rodean.

La idea bajo esta colección parte de una concepción de la historia como cronología de hechosy no sucesión de procesos– ejemplificados bajo la sombra de un individuo-o simplificados. Además de obviar este hecho, se obvia a la mitad de la humanidad que tiene chocho. ¿ Por qué? Pues aquí podríamos decir que Playmobil cree saber bien que su target es un público infantil masculino, y que los niños no juegan con muñecas. Yo jugaba con Playmobil de pequeña, por cierto, y no creo que fuera la única. En cualquier caso, y como persona de este mundo, no me puede parecer más que un ultraje a mi género al completo que durante la historia se suprimiese a la mujer y que en el presente se siga omitiendo, como si por inercia hubiésemos heredado esa visión incompleta y parcial de la his-story.

El pasado no lo podemos cambiar, pero lo que no deberíamos hacer es perpetuar la idea de que la mujer no ha tenido más que una misión reproductiva de la especie, de que no ha intervenido en lo que llamamos hechos históricos, de que ha sido tonta, ciega y sordomuda y que pasaba por la vida como quien pasa canales en la televisión. Me gustaría que se admitiese esto dentro de todos los ámbitos y formatos en los que se enseña historia, ya que a nuestros antepasados cronistas no se les puede abofetear con la realidad. Se lo debemos a todas las mujeres de la historia. Les debemos ser sujeto histórico, ya que les robaron su presente. Y mucho más, nos debemos un presente libre de esta hostia conceptual que nos vende Playmobil y Planeta DeAgostini.

playmobil1

que se admitiese esto dentro de todos los ámbitos y formatos en los que se enseña historia, ya que a nuestros antepasados cronistas no se les puede abofetear con la realidad.

Esta bisagra que llamamos edad contemporánea, es el marco en el que se tiene que cambiar, por un lado la idea de que las mujeres no hacemos historia, y por otro la visión progre que concede. Esa de “las mujeres ayudaron“, y que nos sitúa siempre en posición secundaria y subordinada al hombre. Y esto sí sería un hecho histórico. Mucho más que el Tratado de Tordesillas o la colección de reyes Godos. Porque implica mucho más que ganarle un terruño a los moros, implica un cambio cultural, de mentalidad, de relación entre nosotras e intergeneracional. Como el Renacimiento mismo, vaya.

No existe una sola posición que haya ocupado un hombre que no haya ocupado también una mujer. Entonces ¿Por qué nos empeñamos en omitirlas? ¿Por qué dejamos que las omitan?.

Finalmente Playmobil y DeAgostini han visto la que han liado con los muñequitos y refunfuñando imagino, han dicho que incluirán mujeres (habrá que ver de qué manera, porque esa es otra). Esperemos que llegue un momento en que el Observatorio para la Publicidad no Sexista no tenga que estar denunciando casos como estos para corregir conductas tan abiertamente ofensivas que insultan a la mitad de la población.

Por: RAF Tomaten

 

One thought on “¿Por qué te la suda Playmobil?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *