¿Interpretaron eso porque iba con una amiga y parecíamos una pareja cis de heteros opresores? ¿Qué narices está pasando?

He decidido escribir este texto para expresarme. Punto. Creo que no hay más razones por las cuáles quiera hacerlo. No quiero politizar lo que escribo –si es que eso se puede hacer-, ni relatar una crónica de un evento, ni quiero dar lecciones de absolutamente nada a absolutamente nadie. Sólo quiero expresarme y compartir con quien me esté leyendo una experiencia que tuve como marika perdida dentro de un espacio feminista.

Era fin de semana y me encontraba en Granada, por una de esas ventoleras que aparecen en la existencia de una, vaya. Vi el cartel de un festival transfeminista que se iba a llevar a cabo en Granada, localicé gente, conseguí acompañante y para allá que me fui locamente a pasar el finde entre bolleras, trans y gentes varias. El cartel me llamó la atención desde el principio y además, una cuestión que me gustó bastante, fue que a las mismas horas que se proponían talleres no mixtos –para mujeres, bolleras y trans– se planteaban otros espacios de encuentro y de experiencias varias con temáticas muy potentes, que podían ser mixtos. Esto me hizo sentir cómodo –como ser humano con cuerpo leído como hombre– (Paréntesis del paréntesis, el lenguaje me mata… aclaración que me apetecía hacer)

Caímos del cielo de Madrid en un bonito sábado dentro de un bonito espacio. Acudí junto con una amiga mía a varios talleres en los cuáles viví experiencias muy chulas y que me hicieron replantearme la vida (otra vez… tol rato replanteándome todo) Los espacios estaban muy bien gestionados y con un ambiente muy agradable. Además, daba pie a que charlases con otras personas, a compartir diferentes puntos de vista, a charlar sobre lo que se sintiese y como se quisiese vaya. Ésta parte muy guay. Además, uno de los talleres a los que asistí trataba sobre el espacio marika dentro de movimientos transfeministas. Me encantó haber estado allí. Lo que sucedió dentro del propio taller creo que daría para otro escrito así que me ceñiré a que descubrí personas que habían tenido experiencias muy parecidas a las mías.

Esto me hizo sentir cómodo –como ser humano con cuerpo leído como hombre

Me reconfortó mucho lo anterior y que no estaba siendo una paranoica loca, si no que había experiencias que se viven desde cuerpos leídos como hombres en estos espacios que las marikas tenemos que repensar juntas. Me pareció fantástico encontrar a estas personas y saber que estaban generando espacios para encontrarnos entre marikas y debatir nuestras cosicas de marikas.

transfemifest

Ese día todo perfes, además tras la charla pudimos compartir experiencias con personas que no conocíamos, todo muy divertido y enriquecedor.

Al día siguiente se planteaba un taller que tenía por título “Transfeminismo y antiespecismo” Lo cierto es que tenía muchas ganas de asistir ya que me apetecía conocer cómo habían ligado ambos conceptos, y desde qué perspectiva iba a estar enfocado. Como ya he dicho antes me replanteo cosas tol rato y me apetecía volverme un poco más loca. He aquí donde se produjo la situación que me dejo desconcertado.

Al llegar a La Redonda, espacio autogestionado donde estaban llevando a cabo las jornadas, nos acercamos a la kafeta, que era en lugar donde se iba a dar el taller. Por motivos técnicos las personas que gestionaban el taller habían tenido que irse a por cosicas de logística. Todas las personas que estaban fuera de la kafeta esperando eran personas que podían ser leídas desde fuera como mujeres (maaaadre espero no liarla con el lenguaje, por favor que nadie se ofenda) todas menos yo. La cuestión fue, y aquí quiero incidir en que fue mi vivencia y posiblemente se encuentre distorsionada desde mi filtro, que cuando llegaron las personas que dinamizaban el taller me miraron. Me miraron y se miraron entre ellas. Seguidamente, dirigiéndose a todas las personas que estábamos allí dijo una de ellas en alto:

“Me gustaría recordar que este espacio es para mujeres, bolleras, trans y marikas. Querría que eso se respetase”

¿Qué acababa de pasar? Porque dentro de mí pasaron un millón de sensaciones incómodas. ¿Era necesaria la aclaración si todas las personas que había eran leídas como mujeres (trans, bolleras y demases identidades disidentes)? ¿Se hizo esta aclaración porque no llevo escrito marika sobre mi frente?

Se me abrieron muchas cuestiones dentro de mí, cuestiones que me hicieron sentir realmente incómodo en aquella situación. A esta aclaración se añadieron -y repito hasta la saciedad, desde mi perspectiva y desde mi- miradas y más miradas que me hacían sentir fuera de lugar. Me alejé un poco con mi amiga, no sin antes hablar con una chica que estaba a mi lado, con la cual entablé conversación el día anterior.

¿Crees que esa aclaración ha sido por mí? No sé, me he sentido un poco incómodo…

-Haber no sé, ¿tú no eres cis-hetero no? ¿Estuviste en la charla de ayer?

Si, estuve, estuve y me removió la vida y encontré un espacio marika donde me sentí segura y a gusto. No sé si su respuesta me ayudó o hizo que mi cabeza explotase ya del todo. ¿Soy cis-hetero? -A ver… no llevaba mi carné de marika encima.

¿Se hizo esta aclaración porque no llevo escrito marika sobre mi frente?

¿Interpretaron eso porque iba con una amiga y parecíamos una pareja cis de heteros opresores? ¿Qué narices está pasando? Entendí desde el principio ese espacio como un lugar seguro fuera de todo tipo de discriminación, ¿en serio era necesario reproducir conductas que existen ya en el mundo real todo el rato? ¿Y si soy un hombre trans? Sentí que se siguieron patrones excluyentes que, en teoría, no queremos que ahí dentro se reproduzcan SENTÍ, repito… no quiero herir sensibilidad ninguna-.

Conclusión, para otra me llevo el carné de marika.

3 thoughts on “MARIKA PERDIDA EN ESPACIO NO MIXTO

    1. Aclaro como escritor del artículo el término cis hetero.
      Las personas cisexuales son personas que se sienten acorde al sexo o género que se les asignó al nacer, y con el que han sido socializados/as. Es un término muy utilizado en teorías queer y transfeministas, por si te interesa más información.
      Cis hetero es una persona cis, según la anterior definición, que además tiene una orientación sexual hetero. Hetero, por si hubiese alguna duda, es una orientación sexual por la cual las personas se sienten atraídas por personas que tienen un sexo opuesto al que te han asignado al nacer.
      Espero poder haber aclaro tu duda!

  1. Me alegra tu opinión, pues es necesario poner en cima de la mesa debates y explicaciones más abiertas que creo que no se están del todo dando.
    Lamento corregir parcialmente tu versión de la historia, yo también estuve en el suceso que narras y como “diabólico” hombre cis heterosexual feminista, aunque muchxs no lo entiendan, viví en primera persona lo que narras. Es complicado escribir estas líneas porque se mezclan muchas sensaciones. Entiendo la utilidad de los espacios de mixtos y creo que pueden ser muy productivos e interesantes como herramientas de trabajo puntuales, no entiendo tanto así que se creen como la norma para distinguir y separar, es simplemente mi opinión. Personalmente creo que este tipo de actitudes son contraproducentes con y para el feminismo y la imagen que se puede transmitir. Entiendo el feminismo y sus espacios de lucha y de debate como una lucha que no es exclusiva de mujeres, aunque sea las principales victimas del sistema heteropatriarcal, espero llegar algún día a una sociedad en donde antes de mirar que me cuelga en la entrepierna o con quien me acuesto me pregunten que pienso y que siento. Estos temas por desgracia no son entendidos de una manera sensible por un gran número de hombres, se follen a lo que se follen y se sientan como se sientan y entiendo que eso crea recelo y se intenten evitar situación incomodas, pero matar una pulga con un lanzallamas tampoco creo que sea la mejor opción.

    Por lo que estoy percibiendo y hablando de este caso en concreto que narras lo que se esta consiguiendo en cierta medida es que algunas mujeres, que estuvieron en la charla, se planteen no volver a ir a ese tipo de espacios con esas actitudes, que otras mujeres ni se plantearon ir al transfemifest por la oferta de este tipo de espacios no mixtos y que los hombres obviamente ni nos interesemos por estos espacios de debate, porque comparto contigo que había miradas ese día que herían…

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *