-Entonces ¿desde cuando se encuentra usted así?

-Hace alrededor de un año.

-¿Tiene apetito?

-No mucho.

-No duerme bien, supongo.

-No, me cuesta dormir.

-¿Y lo que mas le cuesta sobrellevar es la angustia?

-Si, es muy fuerte, me siento así todo el día.

-Y durante este tiempo, ¿ha tomado medicación para su problema?

-Me han cambiado mucho de medicación porque ninguna me ha funcionado. Unas quince diferentes.

[…]

-Bien, esta claro entonces que es un problema químico. Un desequilibrio en la quimica de su cebrero.

-¿Por la medicación?

-No, por la química de su cerebro.

Extracto de una conversación real con un Psiquiatra.

Si, extracto de una conversación real con un Psiquiatra. Con el nuevo psiquiatra de mi madre, concretamente. El sexto o el septimo. Quiza hace falta contextualizar algo más esta conversacion: mi madre, mujer de 52 años, nacio en Moratalaz en el 63, y ha vivido en Madrid toda su vida. Es la hija pequeña de una familia de 6 hermanos, y de pequeña jugaba a tirar alfileres con una piedra. Empezó a trabajar a los 14 años en la panadería de debajo de su casa, y no ha estudiado por tanto mas que BUP. Cuando bebía un poco de vino, lloraba de la risa. Es pequeñita -no sale a la calle sin tacones, esta tan acostumbrada a ellos que le duelen los pies si no los lleva-, delgada, fumadora de 5 cig/dia -niega otros habitos toxicos- . No HTA, no DM, no DL. No refiere FRCV. En seguimiento actual por PSQ por tto. mixto ansioso-depresivo. Tratamiento habitual: Duloxetina 60mg 1-0-0 Tepazepam 1-1-1.

Uno de sus muchos tratamientos habituales, perdón. Para su trastorno ansioso- depresivo.

Un trastorno ansioso-depresivo es, según el DSM IV -el manual de diagnostico de trastornos mentales- “la categoría diagnóstica que define los pacientes que sufren tanto de ansiedad como de depresión, pero ninguno de ellos predomina claramente ni tiene la intensidad suficiente como para justificar un diagnóstico por separado.”

Y, consecuentemente, en un libro de psiquiatría aparece: Si se encuentra una causa aparente, derivar a Psicología. Si no hay causa aparente, recetar medicación: Paroxetina y lorazepam. Si no se presenta mejoría notable, cambiar medicación. Sertralina y lorazepam. ¿Continuan sin aliviarse sus síntomas? Mirtazapina y Tepazepam. ¿La paciente continua con los sintomas? Venlafaxina y Diazepam 5mg. El trastorno ansioso depresivo se mantiene. ¿Podría ser que la medicación no funci… Duloxetina y Dormodor 30mg.

Este artículo no es la historia de mi madre, no pretendo hablar de su vida, ni de sus emociones, ni de sus medicamentos. Este artículo es sobre psiquiatría, psicología, cerebro, emociones y.. bueno, la vida en general al fin y al cabo.

Mi madre está diagnosticada de este “trastorno” mental. La vecina también lo esta, y, según la OMS, 350 millones de personas sufren este trastorno en el mundo, y es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

Mi madre está-diagnosticada-de-este-trastorno-mental. Yo tambien lo he estado, y conozco bien este mundo. Por eso escribo este artículo.

Diagnosticada. Tastorno mental. Es facil y lógica la secuencia: existe un problema que afecta a una cantidad enorme de personas en el mundo, que hace que lleguen hasta la incapacidad laboral -¡están en juego nuestros recursos humanos!- ; pero no se preocupen, como ya sabemos, la ciencia nos salvará. Grandes equipos de medicos cada dia se esfuerzan en buscar la cura a este trastorno. Con sus microscopios, sus teorias moleculares, sus escáneres cerebrales, y ante todo, sus batas blancas. Es un problema, una enfermedad global, y los medicos se encargan de esas cosas. Nos van a salvar, como lo hacen con el ibuprofeno, la aspirina y la talidomida. Por todo esto mi madre va, cada mes y medio, con su paquete de diagnósticos y recetas a un psiquiatra diferente, esperando que esta vez funcione, que tienen que tener la solución, que son gente que sabe, que llevan batas blancas.

Y es entonces cuando el psiquiatra le responde: hay que cambiar la medicación, esta no te está funcionando. Mi madre, que empezo a trabajar con 14 años en la panadería de debajo de su casa, ha estudiado hasta BUP y las palabras esdrújulas le agobian, da por hecho que su problema es por algo que está mal en su cuerpo, y que la solución es encontrar la medicación que funcione y solucione lo que esta mal dentro de ella, de su cerebro. El psiquiatra escribe un nombre acabado en -ina y otro acabado en -zepam en una receta, y se lo da asegurándole que esta vez va a ir mejor, que ya vera como se siente bien –en todo caso sentirá cierta sequedad en la boca y algo de malestar estomacal, pero son efectos secundarios que se pasan cuando se acostumbra a la medicación-

Puede parecer que hablo de la historia de mi madre, pero no hablo de mi madre cuando hablo de ella. Metonimia, una palabra de esas que le pueden dar miedo a ella. La parte por el todo.

Y sigue tumbada en el sofá con la mirada perdida. Ahora con las pupilas un poco más dilatadas.

-Mama. ¿me oyes?

Mama. Mama. ¡Mama!.

-¿Eh?

Su trastorno: se siente muy nerviosa, triste y no le apetece hacer nada, sin motivo aparente. El mismo que el de la vecina, que el del panadero, que el de, según la OMS, 350 millones de personas. La respuesta de la medicina: falta de serotonina. Medicación. Es necesaria una sustancia que matenga la accion de la serotonina por mas tiempo en su cerebro. Ademas, suena bien. Inhibidor de la Recaptación de Serotonina. Y es esdrújula, o eso le parece a mi madre.

La ciencia ha descubierto que la tristeza es química. ¡Ahora puedes curar tu tristeza! ¡Cómo hemos avanzado! ¡Alabada sea la ciencia y el progreso!

Para sentirse bien ya no importa tu filosofía de vida, ni tus pensamientos, ni tus relaciones, ni tu nivel de vida, ni que no tengas trabajo, ni que tu mayor ocio sea jugar al Candy Crash, ni que Rajoy salga otra vez presidente, ni que te echen de tu casa, ni que tu tengas la culpa de que la economía se vaya a la mierda, ni que…

Es todo un desequilibrio químico en tu cerebro.

Es curioso como un pensamiento tan inofensivo puede dar la vuelta a una situación tan compleja ¿no?. La depresión es un desequilibrio cerebral; la causa está en tu cerebro, en nada más. Estás trastornado. Tienes una enfermedad mental. Trastorno ansioso depresivo. Que afecta a mas del 30% de la población. Más del 30% de la población -solamente occidental, por supuesto- es profundamente infeliz. Y es un problema del 30% de esos cerebros. Trastornados. Enloquecidos. Desequilibrados.

Un problema que afecta casi a un tercio de la población, o es una epidemia o es un problema sistémico. Y hablamos de emociones, que nos hemos perdido entre tanto atomismo. Una emoción no es una enfermedad médica, perdonenme. No es una epidemia. Puede responder a eso, con su experiencia con sus medicaciones, incluso mi madre que estudio hasta BUP. Una emoción es una respuesta ante una situación, o ante un pensamiento. Una respuesta adaptativa y necesaria. Una respuesta que depende de aprendizajes muy complejos -si, señores psiquiatras, ¡aprendemos!- Nuestra química cerebral no se mueve unicamente con sus fármacos.

Por supuesto entiendo que, desde cierto enfoque materialista que estoy dispuesto a aceptar, el pensamiento parte de la materia cerebral. Sin embargo, esta materia cerebral es innegablemente plastica en cuanto al medio, y en cuanto a los propios pensamientos de la persona, que dependen asi mismo del medio y de la quimica cerebral, la cual modifican y provoca que estos se modifquen. Todo es un complejisimo entramado de interacciones, de estimulos, de respuestas, de aprendizajes, de emociones, de conductas, de actitudes, de creencias, y si, tambien, y solo tambien, de quimicas cerebrales. Si hacemos un escaner cerebral de mi madre, mi vecina, el panadero, y los trescientos millones de personas que categorizais en este “trastorno” mental, seguramente encontremos diferencias biológicas. Sin embargo, dejar en este punto la explicación, es sumamente pobre. Sumamente pobre. Pero lo se, os interesa. Teneis el futuro asegurado, y el sistema entero se mantiene a base de vuestro soma. Vuestras pastillas se venden.La vida, al fin y al cabo, de mi madre, se vende.

Y ella vuelve, otro mes mas, con su taco de recetas en la mano, a la consulta de un nuevo psiquiatra, esperando que la nueva -ina y el nuevo -zepam hagan por fin efecto, y que le quiten esa angustia que siente en el pecho. Porque piensa que no vale, porque se preocupa por su futuro, por su hijo, por su marido, porque tiene ideas desacordes con su vida, porque no entiende en qué está metida, porque no sabe salir de esto, porque no entiende por qué nada le hace efecto, porque piensa que todo es culpa suya. Por todo eso, y muchas cosas mas, le duele el pecho. Y el psiquiatra vuelve a responder: lo que te pasa, esta claro, es un problema químico. Y mi madre coge la receta, sale de la consulta, y vuelve a tumbarse en el sofá con la mirada perdida esperando a que le hagan efecto. Y no hablo de mi madre cuando hablo de mi madre.

Repito, no hablo de mi madre cuando hablo de mi madre.

2 thoughts on “Por la química de su cerebro: Un artículo sobre emociones, pensamiento y psiquiatría.

  1. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero así como hay sobrediagnóstico de depresión y sobretratamiento con benzodiacepinas (que además de adicción, dan muchos otros problemas) hay pacientes que si necesitan la medicación.
    La pregunta es ¿quién?, y por desgracia con la actual medicina “no paternalista” y la información que hay en internet, yo he tenido pacientes que vienen a la consulta de atención primaria, pidiendo “prozac”, que es el nombre conocido de la fluoxet-ina, uno de esos antidepresivos, o pidiendo esas pastillas que toma su abuela y que le ha quitado y le vienen muy bien para dormir.
    Y el doctor debe negarse por supuesto, y luchar contra una persona que se ha hecho adicta a esos fármacos, es una de las responsabilidades del médico.
    Entonces el problema es de los psiquiatras?, el problema es de los médicos de atención primaria?, el problema es de los pacientes?, o el problema es de una sociedad, en la que la gente además de estar malinformada, se deja llevar por unos profesionales incompetentes, en una sociedad donde la respuesta a todo mal es una pastilla?
    Las emociones no son una enfermedad, sin embargo los pájaros mueren de tristeza.

  2. It is perfect time to make some plans for the future and it is time to be happy.
    I have read this post and if I could I desire to suggest you some interesting things or advice.
    Perhaps you could write next articles referring to this article.
    I wish to read more things about it! http://yahoo.co.uk

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *