Qué demócratas nos han vuelto 4 años del PP, decía yo el otro día, cuando un amigo nos alentaba a todos en un grupo de guasap a votar, como respuesta al comentario de otra amiga que decía algo así como que lo mismo ni votaba en Junio. ¿Que queríais votar? Pues toma dos tazas.

Creo que el PP ha hecho más por la Democracia que cualquier otro partido. Ha conseguido que la gente vote. En su contra, si, pero que vote. Que vote porque como no está bien visto utilizar la violencia, o a lo mejor es verdad y todos somos muy demócratas, pues votamos.

Recuerdo el 15M. Lo recuerdo acampando, con la gente de mi barrio, con gente de todos los barrios, de todas las edades. Recuerdo y al respirar me vuelve las sensaciones que sentí en 2011. No había ni entrado en la carrera, era un pimpollo que estudió la selectividad en la Biblioteca 15M que había en Sol. Recuerdo que fue la primera vez que no me sentí una turista en el centro de Madrid, que sentí que la tierra era para el que la trabaja. Recuerdo que voté a PACMA en las elecciones generales de ese año. Recuerdo que no quería votar pero me sentía obligada, de alguna manera, a hacerlo para que no ganase, como pasó, el PP. Sin tener ni puta idea de macroeconomía, de crisis, de paro, de exilio forzoso, de medio ambiente, de decretos leyes ni mayorías absolutas, ya me olía yo que eso bueno no iba a ser

elmundo

Paz Vega y L´Oreal rehenes del 15M. Con lo jovencilla que era yo, todo me parecía como ir por primera vez al Parque de Atracciones. Foto

Para mí es más fácil tener claro lo que no quieres, que lo que quieres. Creo que a mi generación, nacida y educada en democraciaa pesar de bajo tropecientas leyes de educación que nos van a dejar gilipollas-, con abuelos proletarios y sociatas, padres antiheroína y antiviolencia, vidas fáciles, la han han enseñado a ser pacífica. El 15M, aparte de horizontalidad y transversalidad, era eso, un movimiento profundamente pacífico. Recuerdo las portadas amarillistas de esos tiempos, que seguro incluían a la ETA y Venezuela, no, porque no estaba de moda- ¿alguien se acuerda de cuando la actualidad en Venezuela empezó a ser más importante que la actualidad en España?-. Recuerdo que luego los medios, cuando ya estaban las tomateras plantadas en lugar de las petunias esas horrorosas y disfuncionales de las fuentes de Sol, empezaron a tratar el 15M de manera paternal y cariñosa, restándole importancia, diluyendo el contenido, trasmitiendo al resto de la población que no había pisado las plazas que éramos inofensivos y que no sabíamos lo que queríamos. Recuerdo a señoras que nos trajeron a Sol barras y barras de pan y comida de todo tipo, recuerdo barrer la plaza, recuerdo al Gobierno del PSOE intentando desalojarla. Porque nuestro Estado moderno y demócrata, utiliza la violencia. Cuando todos los mecanismos de controlmiedo, propaganda, discursos, fútbolfallan, hay que utilizar la violencia contra la disidencia. Siempre me sorprendió esa impunidad, ese derecho monopolizado, esa pasividad social ante el uso de la violencia, en una manifestación, por ejemplo. Si somos pacíficos ¿por qué ellos utilizan la violencia?. Si fuésemos violentos ¿utilizarían el pacifismo ellos contra nosotros?.

aawmadrid

Ponte a sembrar. Se me escapan las lagrimillas nostálgicas, pero que sepáis que la nostalgia es reaccionaria.  Foto

Por lo visto, el pasado Diciembre, tocaba movilizarse de tu casa al colegio electoral para meter un papel en una urna y conseguir que el PP nacional volviese a su madriguera. Después de 4 años en Neptuno, en la Castellana, en Sol, en Gran Vía, después de 4 años de estar movilizados, después de 4 años de la PAH, de 4 años de trabajo en colectivos, tocaba votar para silenciar a esa mayoría silenciosa que dice el PP. Ahí me llegó el problema. Porque no quería votar, pero me sentía culpable de no votar. Ademas sentía que eso no solo me estaba pasando a mí, y eso me preocupaba más. Pensaba en las monjas metiendo votos a puntapala de todos los enfermos de las residencias, pensaba en los sorianos, seres excepcionales cuyos votos valen como 5 míos, pensaba en abuelas y abuelos acojonados por si iban a  venir los comunistas y a la guerrita otra vez, pensaba en un desgraciado fardando en twitter al que su padre le había dado 20 euros por votar al PP, y me ponía enferma no votar.

democraciarealsoria

Aún hay esperanza en Soria (que no quiero ofender a los sorianos). Foto

Me sentía culpable porque a pesar de no ser ni de lejos demócrata, sentía que había muchas personas en este país que necesitaban que no ganase el PP. Que el medio ambiente y nuestra tierra necesitaba que no ganase el PP. Qué coño, que hasta nuestra Hacienda necesitaba que no ganase el PP. Que mis amigos y familiares en el extranjero, necesitaban que no ganase el PP. Y voté. Con vergüenza, voté. Qué ridícula debe ser nuestra democracia si hay gente a la que le avergüenza votar.

Hay gente que piensa que no tenemos más armas que el voto, y hay otra gente que piensa que el voto no es ningún arma. Yo, con vergüenza, votaré en las próximas elecciones, no por superioridad moral de la izquierda, como afirma Marhuenda, sino por todas esas personas que necesitan que no gane el PP.

 

Foto de portada: Fotogalería Público

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *