Como Mary Poppins sobrevolando el Big Ben con su famoso paraguas, aparece Vivian Maier. Las similitudes abundan entre estas dos mujeres, las diferencias también, la principal de ellas es que Vivian sustituye el paraguas por una cámara fotográfica y el cielo londinense por el asfalto neoyorkino.

Un acertijo, envuelto en un misterio dentro de un enigma.

Así se define a Vivian Maier, porque dudo que alguien la conociera realmente. Lo que cuentan acerca de ella son en gran parte conjeturas, las investigaciones realizadas para conocer a esta mujer han llegado a desvelarnos que nació en Nueva York, que pasó su juventud en Francia y regresó a Estado Unidos para trabajar como niñera. ¿Pero quién era Vivian Maier realmente? ¿Qué ideas pasaban por su cabeza? ¿Cuáles eran sus sueños? Todas estas son las preguntas que me he hecho tras ver la película documental “Finding Vivian Maier“. Por ello este es un artículo que trata de dar rienda suelta a las hipótesis que mi mente ha generado sobre quién pudo ser esta mujer. 

port_self_portraits_bw_VM1954W02936-11-MC

En 2007 Jhon Maloof compró una caja de negativos fotográficos de una tal Vivian Maier en una subasta. Jhon buscó en el todopoderoso Google quién era esta fotógrafa, pero no encontró ningún resultado ¡no la conocía ni Google!. Reconozco que en este punto yo ya me hubiera dado por vencida, pero por suerte no fui yo la que compró esos negativos, si no Jhon, quien continuó con una larga búsqueda. Dicha búsqueda le llevó a descubrir sus orígenes y su final, además de conocer a  los niños, ahora adultos, de los que se hizo cargo.  Pero todo esto solo da algunos trazos al perfil de Vivian, aún difuso. 

Introvertida, desconfiada y misteriosa, estos son algunos de los adjetivos con los que la describen quienes la conocieron. Probablemente estos adjetivos la definan, pero ¿realmente puedes definir a una persona con palabras? quiero creer que somos más complicados que tres términos.

59-1060

Vivian casi nunca decía su verdadero nombre, o su nombre completo, a unos les decía “llámeme Viv”, a otros “llámeme Smith” e incluso llego a firmar como Srta. V. Smith. Hay quien dice que forzaba su acento francés y ocultaba su nacionalidad norteamericana. No dejaba que nadie entrara en su habitación y en cada casa para la que trabajaba pedía que le pusieran un candado, era allí donde guardaba montañas de periódicos que llegaban hasta el techo y hundían el suelo por el peso. 

(ADVERTENCIA: Todo lo que lean a continuación es una cadena de suposiciones e idas de olla.)

Sus fotografías retrataban la sociedad neoyorquina de los 50 a los 90, le llamaba la atención la pobreza de la ciudad, los contrastes sociales y tenía predilección por fotografiar niños. Si unimos sus imágenes, a su colección y recortes de periódicos, y le añadimos que entrevistaba a la gente del supermercado sobre la actualidad política, obtenemos a toda una periodista. Incluso en una ocasión realizó un viaje por varios países para conocer culturas y fotografiarlas como una reportera. 

url-1

Entonces tenemos diferentes perfiles: una niñera, una fotógrafa y una periodista. En una ocasión un hombre le preguntó que a qué se dedicaba y ella respondió: “Soy algo así como una espía”. ¿Y si Vivian era una espía y su trabajo de niñera fue una tapadera? Entonces sí, todo podría cuadrar. Una mujer misteriosa y reservada, que no deja que nadie pase a su cuarto, que se informa de la actualidad y guarda recortes de noticias, además fotografía constantemente, y por supuesto que viaja a otros lugares probablemente para cumplir alguna misión. Por si esto no fuera poco Vivian nunca tuvo marido ni hijos, en una América en los años 50 quizá eso hubiera dificultado su trabajo de espía, además de alarmar a muchos otros. 

clairestbearestreviews_filmreview_findingvivianmaier_kid

Lo cierto es que todo esto son conjeturas que crea mi mente para rellenar y definir los trazos del perfil de Vivian Maier. Cuando tenemos un vacío en nuestra cabeza sobre un tema que desconocemos tendemos a crear supuestos que llenen ese vacío y calmen la sensación de ansiedad que nos crea el desconocimiento. Pero la única certeza que existe sobre Vivian Maier es la que tenía Jhon Maloof entre sus manos en 2007, y son las más de 100.ooo fotografías que realizó a través de su Rolleiflex. Estas imágenes son las que responden a mis preguntas ¿Quién era Vivian Maier realmente? ¿Qué ideas pasaban por su cabeza? ¿Cuáles eran sus sueños? todas las respuestas las podéis encontrar en su trabajo fotográfico, es la mejor forma de conocer a esta artista. Sí, artista, este es el adjetivo con el que la historia se ha quedado para describirla póstumamente, y es su realidad, es una artista que expone en todo el mundo. 

Por si os quedan ganas de saber más sobre Vivian, y mejor explicado, os dejo aquí la película:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *